jueves, 1 de julio de 2010

HISTORIA DE LA GUITARRA ESPAÑOLA

Parece ser que los orígenes de la guitarra son antiquísimos, incluso más que el laúd.
Hay bajorrelieves egipcios de las dinastáis XI y XII de los faraones de Tebas, (entre 2070 y 1778 antes de Cristo) en los que aparecen dibujados instrumentos musicales con un mastil largo y la caja plana con forma de ocho, indicios claros de una primitiva guitarra. Un milenio más tarde aparece en Capadocia (Asia Menor), en otro bajorrelieve un instrumento similar.
Suponemos que el conocimiento de estos instrumentos fue transmitido a los árabes, los cuales lo introdujeron en Europa.
En España la guitarra árabe llamada kuitra, se le empezó a llamar guitarra.
En el siglo XVI toma gran auge en Francia y ya adopta una forma muy parecida a la guitarra moderna.
En cambio, en Italia adopta un fondo corvo en la caja. Las cuerdas son de tripa y tiene tres pares dobles y una cuarta que va sola. Las dobles están tan juntas que a simple vista parece que sea una sola.
España será la primera en ver nacer la guitarra con cinco órdenes de cuerdas. Era el siglo XVII y a partir de entonces se le conocerá como guitarra española.
La quinta cuerda hizo que se modificara el diseño de la caja, haciéndola más voluminosa.
En esa época hallamos dos tipos de composiciones; una, que solo adopta el estilo punteado como el laúd, y otra que adopta el estilo de tocar varias cuerdas al mismo tiempo, llamado acordes. Este último es el nacimiento del estilo llamado "acompañamiento" muy extendido entre la música popular. El estilo de punteado prevalecerá hasta nuestros días dentro de la música "culta".
En el siglo XVIII, nace por fin la sexta cuerda. Ello obligó a volver a ampliar la caja de resonancia y al mismo tiempo a aumentar la abertura del agujero central de la caja. En esta época, el mástil tenía ocho o nueve centímetros menos que ahora, lo que hacía que a igualdad de afinación, las cuerdas estuvieran menos tensas, con lo cual era más cómodo el pisar con la mano izquierda.
Se puede decir que, salvo las cuerdas, que eran de tripa y ahora son de nylon, la guitarra era como actualmente la conocemos.

En la mitad del siglo XVII la guitarra empezó a coger auge en Francia, Alemania e Inglaterra. Empezaron a resaltarse las cualidades sonoras y la agilidad de la ejecución, lo cual hizo que numerosos compositores, sobre todo en España, Italia y Austria se interesaran por ella.

Hoy en día aún se conserva la ligera diferencia entre la guitarra clásica y la guitarra acústica popular. La guitarra clásica que utiliza la llamada música culta, es más pequeña, y la madera es más fina, lo que hace que sea más ligera. La tensión de las cuerdas, es menor, siendo de material hilado en vez de metálicas. Por ello la sonoridad es más dulce y suave, característica primordial para la ejecución de las piezas clásicas.

Para fabricar la guitarra se utilizan maderas de distintos tipos.
Para el mástil, normalmente se debe escoger una madera resistente a la tensión de las cuerdas. Al mismo tiempo tampoco interesa que pese mucho, por lo que la caoba, el arce o el cedro, son las adecuadas.
En la parte plana del mástil en donde están los trastes, para evitar el desgaste prematuro de la madera con el roce de los dedos al pisar las cuerdas, conviene una de ébano o de palisandro.
La caja de resonancia ha de ser de una madera que permita trabajarla para que tenga muy poco espesor y que sea dura. Al mismo tiempo debemos tener en cuenta que es la parte que amplifica el sonido. Por ello, el abeto rojo o el cedro son ideales.
Los pasadores y cadenas del interior de la caja acostumbran a ser de palisandro, arce, caoba, nogal, cerezo, ébano, ciprés..aunque el mejor de todos es sin duda el palisandro brasileño, incluso mejor que el indio.
Aquí os dejo unos enlaces sobre marcas y precios de guitarras clásicas y de flamenco españolas:
http://www.rastromusical.com/guitarras_clasicas.htm
http://www.guitarrasbros.com/espanol/guitarras/guitarracanastera.php
http://www.guitars-m-r-sons.com/
http://www.guitarrascamps.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada