martes, 7 de septiembre de 2010

EL YETI

¿Quien no ha oído hablar del Yeti?

Desde muy antiguo, existe la creencia que en la montañas del Himalaya, habita una especie de hombre prehistórico, que ha logrado sobrevivir a través de los tiempos, aislado en su entorno, y que rehuye la presencia humana.

Dicen los que han logrado verlo, que es de gran estatura, y con el cuerpo cubierto de un pelamen de color ligeramente oscuro.
Parece, por la descripción de los testigos, que es similar al Big Foot (Pié Grande), otro ser similar visto en los bosques de Arkansas, norte de California, Oregon, Washington, Columbia Británica.....

Este ser parece que desprende un olor muy fuerte y desagradable, y que lanza unos alaridos similares a los que hacen las gaviotas. Anda de pié pero con el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante. Se han encontrado huellas y restos de pelo, y que después de analizar el ADN, éste no corresponde a ningún ser conocido actualmente.

También se han llegado a analizar sus excrementos, por los cuales se sabe que se alimenta de pequeños mamíferos, y básicamente de frutos silvestres, y diferentes vegetales.
A veces ha robado alimentos abandonados fuera de las tiendas de campaña, como chocolate, a los montañistas, cuando estos están durmiendo.

El periodista y montañero, César Pérez de Tudela, dijo haberlo visto durante su ascensión al monte Annapurna. Lo describe como un ser de unos dos metros de estatura, con pelo lacio y blanco que le cubría todo el cuerpo. Otros lo describen con el pelo gris claro, y algunos con el pelo marrón. También se habla de diferentes estaturas, siendo los más bajos vistos, de un metro y medio. Podrán ser hembras y homínidos en fase de desarrollo.

En algunos monasterios del Himalaya se guardan restos de cráneos con pelo, de Yetis. Los últimos análisis realizados demuestran que son de unas especies de cabras que habitan esas montañas.
A finales de setiembre de 2010, una nueva expedición partirá a la búsqueda del Yeti. La primera expedición data de 1954, y la realizó un equipo de británicos. No llegaron a verlo, pero sí que recogieron bastante material perteneciente al yeti.
El misterio continua, y por lo visto, sin resolver.



No hay comentarios:

Publicar un comentario