martes, 16 de noviembre de 2010

EL CASO ROSWELL

Hace muchos años, un extraño artefacto, se estrelló en tierras norteamericanas, concretamente en el rancho Foster, situado entre el pueblo de Corona y Roswell.


Era el 2 de julio de 1947, cuando un enorme estruendo fue escuchado por Mac Brazel, en medio de una potente tormenta eléctrica.


A la mañana siguiente descubrió
rastros extraños de material en una
zona de más de un kilómetro de longitud.
Cuatro días más tarde, Mac, cargó algunos restos en su furgoneta y se los llevó al sheriff de Rosvell.



Gracias a este ranchero, pronto el material pasó a manos de las autoridades, quienes empezaron a investigar y observar que estos restos eran de un material desconocido.
Esta opinión provenía del comandante Marcel, oficial de la primera unidad de bombardeo atómico del mundo en su época, por lo que su opinión era creíble.

Inmediatamente, recibió órdenes de que se registrara toda la zona, y que se recogieran todos los restos que encontrasen para llevarlos al Área 51.

La opinión de Friedman, en su libro "Crash and Corona" , es bastante explícita.
Nos relata como los restos del acidente estaban esparcidos por una zona inmensa.
Dichos restos, daban la impresión de pertenecer a un artefacto que hubiese explotado poco antes de chocar contra el suelo.
Al día siguiente el coronel Blanchartd avisa al ejército y a la policía para que aísle la zona. y se le comunica a la prensa el posible hallazgo de restos de una nave extraterrestre y la noticia se extiende como un reguero de pólvora por todo el mundo.

Se procede de inmediato a la búsqueda de todo tipo de restos, y todo lo encontrado es transportado en un B-29 a Wright Field (Ohio), haciendo escala en Forth Worth (Texas)

Pero ocurre algo inesperado cuando el Jefe de Mando Aéreo Estratégico, desde Washington, le ordena al Jefe de Estado Mayor de Fort Worth que se invente cualquier historia, pero que deje el caso en manos del general Roger Ramey, jefe de la base.






















Cuando Marcel aterrizó en Fort Worth, Ramey le dijo que no comentase nada, que él se hacía cargo del asunto. Irving Newton, el meteorólogo de la base, llevó al lugar de los hechos unos trozos de un globo meteorológico y de un reflector de radar, hecho de hoja de aluminio y varillas de madera.
Marcel posó con esos restos falsos y se dijo a la prensa que se había cometido un error, que no era un platillo volador, sino un reflector de radar.
La nueva versión de la historia fue emitida a las 17 horas, demasiado tarde para los periódicos, exccepto para la última edición de Los Ángeles Herald Express.
El subtitulo decía "El general cree que se trata de los fragmentos de un radar meteorológico".
Durante el tiempo que duró la búsqueda de restos en el rancho Foster, se le prohibió a Marcel hablar con nadie. Pronto se encontraron los restos de tres extraterrestres y del nódulo principal del platillo volante.
Parece ser que existe un vídeo supuestamente falso, aunque muchos creen lo contrario, de la autopsia de cuerpos de seres extraterrestres que pertenecerían a cadáveres guardados en el Área 51.



EL PROYECTO MAJESTIC-12
En diciembre de 1984, Jaime Shandera, un productor cinematográfico de Hollywood y ufólogo, recibió por correo un paquete en cuyo interior sólo había un rollo de película en blanco y negro de 35 mm sin revelar. No iba acompañado de ninguna carta ni tenía remitente. Sólo el remitente proporcionaba una pista sobre su origen: Nuevo México.

Al revelar la película, vio que contenía negativos de lo que parecía ser un informe, del 18 de noviembre de 1952, para el presidente electo Dwight D. Eisenhower. En la primera página había una advertencia:
"Este es un documento de ALTO SECRETO - SÓLO PARA LECTURA, que contiene información clasificada, esencial para la seguridad nacional de los Estados Unidos". en la segunda página había una lista de doce influyentes científicos, jefes militares y consejeros de información de EE UU. Hasta la tercera página no se apreciaba con claridad el tema del documento: el hallazgo de un platillo volador accidentado y de unos cuerpos de extraterrestres cerca de Roswell, Nuevo México, en julio de 1947.

La última página del documento era un memorando del presidente Harry Truman dirigido al ministro de Defensa, James Forrestal, de fecha 24 de septiembre de 1947. En él, Truman daba instrucciones a Forrestal para que pusiese en marcha la Operación Majestic-12.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada