sábado, 27 de noviembre de 2010

LA MUERTE DE ADOLF HITLER




















Sobre la muerte de Adolf Hitler se ha dicho de todo:
1. Huyó, posiblemente a Argentina
    Hay otra versión bien documentada del periodista Osvaldo Murray, en 2006, que afirma que vivió y murió en Chile
2.Permaneció oculto hasta el fin de sus días en la misma Alemania.
3. Tenía varios dobles, y posiblemente
el cadáver del bunker no fuera de él. De alguna manera logró escapar y el cadáver de alguno de sus dobles, después de ser rociado con gasolina y quemado, quedaría irreconocible.
4. Jamás se habían encontrado restos. Todo eran mitos.





El 30 de julio de 1945, cuando los rusos tomaron Berlin, al mando del mariscal ruso Zhukov, se encontraban a menos de 300 metros del Bunker de Hitler. El Bunker estaba construido bajo el edificio de la Cancillería. Allí se encontraba junto a su reciente esposa Eva Braun, y un grupo de incondicionales.
Un testigo ocular, uno de sus guardias personales, oyó un disparo. Esperó unos minutos, y entró. Allí estaban los cuerpos de Eva Braun y de Adolf Hitler, muertos. Ella estaba tumbada sobre un sofá. Había ingerido una cápsula de cianuro. Estaba mirando a Hitler, el cual, sentado en la mesa, se había pegado un tiro en la cabeza.
Entraron varios guardias de la más absoluta confianza y sacaron el cuerpo de Hitler envuelto en una manta. El testigo ocular reconoció los zapatos que quedaron sin tapar.
Fueron llevados fuera del bunker, los rociaron con gasolina, y no les dió tiempo mas que a prenderles fuego y esconderse rápidamente de nuevo, debido a la intensidad del bombardeo. Las bombas estaban cayendo muy cerca, por lo que abandonaron los cuerpos.

Estudios posteriores realizados recientemente, sobre el bunker, cuestionan que alguien pudiera oír cualquier ruido y menos procedente de un disparo de pistola por fuerte que fuera, debido al aislamiento de los muros entre habitaciones.
Al lado de la habitación que ocupaba el testigo ocular, guardia personal del fürer, estaba la sala generadores de energía. Estos generadores producen un ruido ensordecedor, y no se oían al cerrar la puerta de dicha sala.
El bunker tenía dos plantas. En la superior estaban las oficinas y dormitorios del personal.
En la sala inferior estaban las estancias personales de Hitler y de su guardia personal.





Existe una filmación de unos soldados que encontraron un cadáver bastante parecido, pero se demostró que era falso. Tenía 5 cm menos de estatura y las orejas separadas y más grandes que Hitler.




Es sabido que Hitler tenía varios dobles, como la mayoría de personajes importantes que se lo podian permitir, debido a su temor de sufrir atentados. El doble más conocido era Ferdinard Beisel, Algunos creen que el cadáver encontrado y que podemos ver en la fotografía mostrada sobre estas líneas era de dicho doble.

La versión rusa es aún más rebuscada.

Los restos semicalcinados de Hitler y Eva Braun, encontrados por los soldados rusos, fueron trasladados secretamente y enterrados en un jardín del cuartel militar de Magdeburgo, en la antigua Alemania ocupada. Muy pocas autoridades sabían el lugar exacto en donde fueron enterrados. Ni siquiera el mariscal ruso Zhukov.


Pero hacia 1955, los rusos confirmaron, mostrando a la luz pública, el relato anteriormente referido..
En 1970, sin embargo, los restos fueron exhumados, se extrajo el cráneo de Hitler, y el resto de los cuerpos fueron vueltos a quemar hasta asegurar su total desaparición.

El craneo y restos del sofá son traslados a Rusia, junto a numerosos documentos..
En 2009, el arqueólogo Nick Bellantoni, logra obtener permiso para analizar objetos y un trozo de cráneo de Hitler. Dispone de una hora para analizar y llevarse muestras. Logra llevarse unos pequeños trocitos de hueso del cráneo, así como muestras de restos de sangre del sofá, y numerosas fotografías, sobre todo del cráneo, en alta resolución.

Las muestras del ADN extraído del cráneo, revelan que dicho cráneo pertenece a una mujer, entre 20 y 40 años. Bellantoni ya se había imaginado en su primer análisis visual. Le había llamado la atención la unión de los huesos del cráneo, que en un hombre adulto de 56 años deberían estar prácticamente soldada, sin resquicio alguno. Este cráneo presenta las uniones separadas, lo que claramente indica que era una persona jóven. El espesor del hueso del cráneo es muy delgado para pertenecer a un hombre adulto, por lo sospechaba que podía ser de mujer.
Por tanto, podemos asegurar que el cráneo no es Hitler.

Las muestras de tierra procedentes de diferentes capas de profundidad del lugar de donde se supone que fueron enterrados ambos cuerpos, en Magdeburgo, no contienen señales ningún resto humano. Por tanto, el relato de los rusos, el cráneo de Hitler, y demás pruebas, son una patraña.

El bunker tenía un aislamiento perfecto, por lo que se descarta que alguien oyera un disparo. Existía una salida de emergencia dentro del bunker. ¿Podría haberla utilizada Hitler para escapar? ¿No sería el cadáver de un doble el que sacaron envuelto en una manta?


Según el investigador Abel Basti, "Si se hiciera un juicio histórico sobre el destino de Hitler —replica el investigador Abel Basti— se puede asegurar que ya hay más pruebas que demuestran que escapó que las relacionadas al supuesto suicidio.
Como fundamento de su presunta muerte sólo existe la declaración de un puñado de nazis fanáticos. La farsa contemplaba que ellos contaran la misma historia.
Pero no hay pericias del lugar del suicidio, ya que no se encontraron elementos relacionados con su muerte. No se encontró el arma asesina, ni balazos en las paredes o en el techo, ni los cadáveres en el despacho de Hitler. Excepto un pequeño charco de sangre que no se pudo demostrar que perteneciera al canciller alemán.
Tampoco hay un solo testimonio que haya dicho que vio a Hitler pegándose un tiro. O una foto de los cadáveres en el lugar del suicidio o ardiendo en la supuesta pira funeraria. Se encontraron en los jardines varios cadáveres, algunos quemados, y un par de ellos fueron atribuidos a Hitler.
Pero en las pericias forenses se demostró que ninguno tenía las medidas ni las características físicas del canciller del Tercer Reich. Esta realidad quedó documentada por los soviéticos. Después de la guerra, Stalin quería juzgar a Hitler en Nüremberg, y en el Senado norteamericano se analizó ofrecer una recompensa de un millón de dólares por su cabeza. Alemania, al no haber certificado de defunción ni cadáver, lo declaró muerto en 1956 en presunción de fallecimiento. Así que, para Alemania, Hitler estuvo vivo desde 1945 hasta esa fecha”.

¿Quien podría identificar al personaje de la derecha de la foto de Hitler por calle, como al propio fürer?







Ya lo afirmaban tanto Stalin como el general Eisenhower. Este último dijo: "Hemos sido incapaces de descubrir ni una sola evidencia que pruebe la muerte de Hitler. Mucha gente cree que Hitler escapó de Berlín".

4 comentarios:

  1. SOY TESTIGO DE KE UN DIA MAS O MENOS 22 DE ABRIL DEL AÑO 1986 SE ANUNCIO EN UN NOTIXIERO MATUTINO EN LA TELEVISION MEXICANA CANAL 2 LA MUERTE DE ADOLFO HITLER EN LA ARGENTINA , AL MOMENTO SE CORTO LA TRANSMISION Y SIGUERON DANDO MAS NOTICIAS PARA FORMAR UNA CORTINA DE HUMO PARA TAL NOTICIA
    TAMBIE CONOZCO Y AUN VIVE UNA SEÑORA DE MONTERREY NUEVO LEON KE MIRO A HITLER EN EL AERO PUERTO REGIOMONTANO

    ResponderEliminar
  2. Sea como sea ya esta muerto y lo único que puede hacer la humanidad es procurar que no vuelva a pasar.

    ResponderEliminar
  3. estaran sus restos aun en argentina ????

    ResponderEliminar
  4. Se mandó un anónimo a la prensa con una fotografía del cadáver, con un Hitler de avanzada edad , cubierto en parte por uhn pañuelo.

    ResponderEliminar