viernes, 20 de mayo de 2011

ELIAS y el Carro de Fuego


¿Ascendió a los cielos Elías, igual que anteriormente lo hiciera Henoch?
Hoy día sabemos que en los cielos no hay nadie. Antes de volar en aviones, el hombre creía que el cielo era la morada de Dios, (o de los dioses entre las religiones politeístas). 
Entonces...¿que ocurrió realmente?
¿Qué extraño artilugio se llevó a estos grandes "hombres" al "cielo" en un "carro de fuego"?
Al igual que el profeta Ezequiel, los artilugios voladores en los cuales viajaba Yavé, eran descritos como "carros de fuego", pero todos sabemos que hoy en día, estos aparatos voladores serían reconocidos simplemente como OVNIS.

II Reyes - Capítulo 2 
2,1 Esto pasó cuando Yavé arrebató a Elías en el torbellino al cielo. Elías y Eliseo partieron de Guilgal.
2,2 Dijo Elías a Eliseo: Quédate aquí, porque Yavé me envía a Betel. Eliseo dijo: Vive Yavé y vive tu alma, que no te dejaré. Y bajaron a Betel.
2,3 Salió la comunidad de los profetas que había en Betel al encuentro de Eliseo y le dijeron: ¿No sabes que Yavé arrebatará hoy a tu señor por encima de tu cabeza? Respondió: También yo lo sé. ¡Callad!
2,4 Elías dijo a Eliseo: Quédate aquí, porque Yavé me envía a Jericó. Pero él respondió: Vive Yavé y vive tu alma, que no te dejaré, y siguieron hacia Jericó.
2,5 Se acercó a Eliseo la comunidad de los profetas que había en Jericó y le dijeron: ¿No sabes que Yavé arrebatará hoy a tu señor por encima de tu cabeza? Respondió: También yo lo sé. ¡Callad!
2,6 Le dijo Elías: Quédate aquí, porque Yavé me envía al Jordán. Respondió: Vive Yavé y vive tu alma que no te dejaré, y fueron los dos.
2,7 Cincuenta hombres de la comunidad de los profetas vinieron y se quedaron enfrente, a cierta distancia; ellos dos se detuvieron junto al Jordán.
2,8 Tomó Elías su manto, lo enrolló y golpeó las aguas, que se dividieron de un lado y de otro, y pasaron ambos a pie enjuto.
2,9 Cuando hubieron pasado, dijo Elías a Eliseo: Pídeme lo que quieras que haga por ti antes de ser arrebatado de tu lado. Dijo Eliseo: Que tenga dos partes de tu espíritu.
2,10 Le dijo: Pides una cosa difícil; si alcanzas a verme cuando sea llevado de tu lado, lo tendrás; si no, no lo tendrás.
2,11 Iban caminando mientras hablaban, cuando un carro de fuego con caballos de fuego se interpuso entre ellos; y Elías subió al cielo en el torbellino.


2,12 Eliseo le veía y clamaba: ¡Padre mío, padre mío! Carro y caballos de Israel! ¡Auriga suyo! Y no le vio más. Asió sus vestidos y los desgarró en dos.
2,13 Tomó el manto que se le había caído a Elías y se volvió, parándose en la orilla del Jordán.
2,14 Tomó el manto de Elías y golpeó las aguas diciendo: ¿Dónde está Yavé, el Dios de Elías? Golpeó las aguas, que se dividieron de un lado y de otro, y pasó Eliseo.
2,15 Habiéndole visto la comunidad de los profetas que estaban enfrente, dijeron: El espíritu de Elías reposa sobre Eliseo. Fueron a su encuentro, se postraron ante él en tierra,
2,16 y le dijeron: Hay entre tus siervos cincuenta hombres valerosos; que vayan a buscar a tu señor, no sea que el espíritu de Yavé se lo haya llevado y le haya arrojado en alguna montaña o algún valle. El dijo: No mandéis a nadie.
2,17 Como le insistieran hasta la saciedad dijo: Mandad. Mandaron cincuenta hombres que le buscaron durante tres días, pero no le encontraron.
2,18 Se volvieron donde él, que se había quedado en Jericó, y les dijo: ¿No os dije que no fuerais?.
2,19 Los hombres de la ciudad dijeron a Eliseo: El emplazamiento de la ciudad es bueno, como mi señor puede ver, pero las aguas son malas y la tierra es estéril.
2,20 El dijo: Traedme una olla nueva y poned sal en ella. Y se la trajeron.
2,21 Fue al manantial de las aguas, arrojó en él la sal y dijo: Así dice Yavé: Yo he saneado estas aguas; ya no habrá en ellas muerte ni esterilidad.
2,22 Y las aguas quedaron saneadas hasta el día de hoy, según la palabra que dijo Eliseo.
2,23 De allí subió a Betel. Iba subiendo por el camino, cuando unos niños pequeños salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: ¡Sube, calvo; sube, calvo!
2,24 El se volvió, los vio y los maldijo en nombre de Yavé. Salieron dos osos del bosque y destrozaron a 42 de ellos.
2,25 De allí se fue al monte Carmelo, de donde se volvió a Samaría.

¡No está nada mal el castigo de los niños por parte de Yavé-Dios para satisfacer la rabia de Eliseo!
¡Y menos mal que Dios es infinitamente bueno, porque si no...no quiero ni pensarlo!¡Solo por llamarle calvo!
¡ Imagínense que le llaman maricón, o bastardo, o hijo de p....!

5 comentarios:

  1. esa es tu opinion?
    escribes un articulo con 90% sacado de la Biblia para que al final solo des una pequena opinion...TU opinion....las opiniones son como las narices, cada quien tiene una. CUidado no vaya a salirte un "Oso" por burlarte de la Biblia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que mi mensaje no ha sido lo suficientemente claro para todos.
      La conclusión, la explicaré de la forma más sencilla que pueda:

      1-Elías fué abducido por una nave extraterrestre en los morros de su discípulo. Es un testimonio fiable. ¿O no?
      2-Yahwéh, que siempre hemos creído que era infinitamente bueno, resulta que asesina a 42 niños por llamarle calvo a Eliseo.


      Por eso escribo el pasaje bíblico textualmente, para que veas que no me lo he inventado.
      Y si la Sagrada Biblia, es palabra de Dios, no podemos dudar de ella.....¡O sí!

      Gracias amigo, por tomarte la molestia de leerlo y de comentarlo.

      Eliminar
    2. osea que segun usted Dios es malo por eso...si fuera malo a usted lo hubiese echo sordo mudo o ciego,pues el ya sabia que iva a opinar usted...

      Eliminar
    3. Apreciado Williams:
      Si lees el comentario -muy acertado, por cierto - anónimo del 24 de enero de 2013, verás cuan lejos está Jesús del Dios vengativo, injusto, cruel y tirano, cuando dice:
      "Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda".
      A buen entendedor con pocas palabras bastan.

      Eliminar
  2. Paco exacto !!!!
    Es el viejo testamento ojo x ojo diente por diente era el tiempo de la ley...ahora gracias a Jesus estamos bajo los tiempos de la Gracia y de nuevas misericordias casa dia. Jesus nacio bajo la ley una vez resusitado nos dio salvacion, liberacion leamos más pero pidiendole al espiritu de Dios Sabiduria. no inteligencia por que la letra mata más el Espiritu vivifica. saludos desde Panamá

    ResponderEliminar