miércoles, 4 de mayo de 2011

PROCESIONES Y AUTOCASTIGOS CORPORALES

En todos los continentes del mundo hay países que celebran fiestas religiosas en las que se pueden ver ritos que a la mayoría de las personas sensibles, nos parecen exagerados.
Es bastante corriente ver en las procesiones que se hacen en España durante la Semana Santa a personas que con motivo de alguna promesa hecha con motivo de la curación de una enfermedad grave, bien de algún familiar querido o propia, o por el cumplimiento de un deseo importante cumplido, formen parte de la procesión con una cruz sobre los hombros, descalzos, con coronas de espinas, auto-flagelándose y vestidos de nazarenos.






Estas personas se encuentran en paz consigo mismas una vez cumplida su mal llamada penitencia. Yo lo llamaría promesa y punto. La penitencia en el mundo cristiano es la confesión y posterior comunión, que indica que aquella persona está libre de pecado. Es el sacerdote, quien según los pecados confesados, le dice al confesado que tipo de penitencia de hacer, para que sus pecados sean perdonados por Dios a través del sacramento de la confesión. Normalmente estas penitencias, si no son pecados muy graves, se reducen a unas oraciones. 
Lo otro, osea, las personas que durante la procesión se auto-castigan físicamente, no tiene nada que ver con la religión. Son acciones individuales voluntarias.

Estos auto-castigos, a veces son realmente duros. En México, también se realizan desfiles de personas que se auto-flagelan:



Y no digamos de las procesiones de Filipinas:
:



Pero esto no es nada. Incluso se llegan a crucificar emulando el martirio de Jesús:



¿Y que decimos de la fiesta religiosa de Thaipusam, en la India. 
Miles de peregrinos acuden desde todas partes para cumplir sus rituales de penitencia?. Se dirigen a las cuevas de Batu, que para acceder a ella, los penitentes deben subir 272 escalones. La procesión sale de Kuala Lumpur, situada a 18 km de distancia.




Y no digamos de la Ashura, que significa diez, puesto que deriva de la palabra áshera con la que los árabes nombran este número. El día diez, del mes primero de Muharrám, es cuando se celebra dicha fiesta.
Los musulmanes chiítas celebran en ese día la muerte de Hussein, nieto del profeta Mohamed.
A la muerte de Mohamed, en el 630 d.C., se crea un conflicto en la sucesión. Entre unos, la sucesión debería ser de parte de los que recibieron las enseñanzas directas del profeta, recogidas en la Sunna (sunnitas) y para otros, el único y legítimo sucesor era Alí, primo y yerno del profeta, pues creían que lo correcto era que la sucesión viniera por parte del linaje directo del profeta. Estos últimos son los llamados chiítas, que viene de la palabra chi-í que significa partidario o seguidor (de Alí).
Ambos bandos convivieron pacíficamente después de nombrar como sucesor a Abu Bakr, despues le sucede  Omar, a éste Osman y el cuarto, Alí. Pequeñas rencillas pero no graves. Es con el califato de Alí cuando se recrudecen las antiguas rencillas. Alí es asesinado y le sucede Muawiya, su pricipal oponente. A éste le sucede su hijo Yased, pero los chiítas no lo aceptan. Solo reconocían a Hussein, hijo de Alí, y nieto del profeta Mohamed. En el año 680, se generaron duros enfrentamientos que acabaron con el martirio y muerte de Hussein, así como de sus seguidores, incluídos niños y las mujeres.
Hussein fue cruelmente torturado, y finalmente decapitado. Su cabeza fue llevada hasta Damasco y su cuerpo mutilado. 
A partir de entonces, los chiítas conmemoran mediante la gran fiesta de la Ashura, el martirio y la muerte de Hussein.
En esta gran fiesta, los participantes se infringen cortes y se flagelan, desfilando de forma acompasada mediante con una sincronización realmente impresionante. Es corriente ver incluso niños y bebés junto a sus orgullosas madres, con cortes sangrantes como símbolo, en recuerdo y homenaje al martirio de Hussein. 
Veamos algunas fotos:
Ashura Bagdad
Ashura Irak
Ashura Afganistán
Ashura
Fiesta de la Ashura - Madre feliz después de hacerle cortes a su bebé

Fiesta de la Ashura

Ashura

Niños ensangrentados en la Fiesta de la Ashura
Ashura
Los seres humanos somos muy extraños. Los rituales sangrientos, a veces, son incomprensibles para unos y lógicos para otros.
Lo malo es que a veces, en vez de autocastigarnos como medio de penitencias, o de promesas, castigamos a los demás de forma cruel e inhumana.
Somos, realmente, una especie digna de estudio. 

3 comentarios:

  1. Bien dijo arjona Rezando dos "Padres nuestros" el asesino no revive a su muerto

    ResponderEliminar
  2. Si señor, triste pero cierto.
    El gran Ricardo Arjona dice exactamente en su canción "Jesús es verbo, no sustantivo":
    JESUS TU ERES EL MEJOR TESTIGO DE LA FE QUE TE PROFESO TENGO LA CONCIENCIA LIMPIA POR ESO NO ME CONFIESO REZANDO DOS PADRES NUESTRO EL ASESINO NO REVIVE A SU MUERTO JESUS HERMANOS MIOS ES VERBO NO SUSTANTIVO JESUS NO BAJES A LA TIERRA QUEDATE ALLA ARRIBA TODOS LOS QUE ESTAN COMO TU AHORA ESTAN BOCA ARRIBA OLVIDADOS EN ALGUN CEMENTERIO EQUIPAJES SUBSIDIALES MURIERON CON LA SONRISA EN LOS LABIOS PORQUE FUERON VERBO Y NO SUSTANTIVO.
    Gracias por tu agudo y suspicaz comentario, anónimo.

    ResponderEliminar