martes, 3 de enero de 2012

GEORGE HARRISON - LIVING IN THE MATERIAL WORLD

Documental de Martin Scorsese, homenaje a George Harrison.
El documental en sí, es bastante lento, con excesivos comentarios de personajes de la época, algunos de ellos hablando de George como si hubieran sido familia, cuando apenas habían convivido con él, y en cambio, otros que si lo hicieron, como sus ex compañeros, John Lennon, Paul McCartney y Ringo Starr, hablan con conocimiento de causa sin extenderse tanto.
Es de agradecer a Scorsese la amplia documentación que nos ofrece del ex Beatle, pero sobran secuencias aburridísimas de la etapa de influencia indú, y los recitales con el odioso sítar. No se como un tío de la talla de George se dejó influir de tal manera por la música de Ravi Shankar. Una verdadera "plasta". Es la etapa más penosa de George Harrison y de los Beatles.
La primera parte, con los Beatles, expléndida. Nos presenta al auténtico Harrison. Chico alegre, divertido, gran guitarrista y compositor, con ganas de colaborar. Perfecto.
La segunda parte nos muestra un hombre enfadado con Paul y John porque no le dejaban poner sus canciones en los álbunes. Tenía muchas canciones. Pero después de repasar la historia de las canciones que George compuso siendo Beatle, creo que fueron sus mejores composiciones.
En solitario hizo un gran best seller, que fue acusado de plagio. Me refiero a "My Sweet Lord".
Paul y John tenían razón. Los Beatles tenían un listón muy alto, y George, sencillamente, creo que llegó ha estar muy mal aconsejado, incitándole a la envidia. La envidia y los celos son una grave enfermedad.
George era débil de carácter (es mi opinion personal), y lo demuestra el hecho, según el docuemtal,  de que fue un gran adicto a las drogas peligrosas, por lo menos durante varios años de su juventud, lo que posiblemente le llevó a a la muerte prematura con 58 años, a causa de un cáncer de pulmón, que le llegó a afectar al cerebro. Nos dejó en 2011.
El resto del documental es un repaso histórico para olvidar.
Me llegué a quedar dormido, y eso que soy un gran admirador de los Beatles.
Con los Travelling Wilburys volvimos a recrearnos con el gran George Harrison.
Descanse en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada