domingo, 14 de julio de 2013

TUTANKAMON - ÚLTIMOS DESCUBRIMIENTOS



El canal Historia nos ha ofrecido un documental de los últimos descubrimientos sobre la investigación de la momia del faraón niño, nacido con el nombre de Tutamkatón y que posteriormente, al morir su padre, Akhenatón o Amenofis IV, cambió su nombre por el de Tutankamón.
Recordemos que Amenofis IV impuso el monoteísmo, renunciando a los dioses clásicos, con el problema que ello conlleva al cargarse el poder sacerdotal. El viejo dios Amón, padre de todos los dioses, fue eliminado, y pasó a ser sustituído por un único dios, llamado Atón. Cambio su nombre por Akhenatón. Al nacer su hijo, le puso Tut-Ank-Atón (imagen viva de Atón)



Parece ser que después de analizar concienzudamente todo el cuerpo de la momia, podemos ver con claridad que el joven faraón fue momificado y enterrado sin corazón, cosa inaudita de una momia y menos de un faraón. El corazón también se embalsamaba puesto que los egipcios ya creían  que después de la muerte había otra vida y que la momia debía estar en perfectas condiciones.
Otro aspecto extraño es que le faltan varias costillas y carece de esternón y de una parte de la pelvis. Todo afecta al lado izquierdo. También la rodilla izquierda presenta un relleno de líquido usado para embalsamar. Esto hace sospechar que tuvo un grave accidente y que fue embalsamado de forma bastante chapucera y con urgencia. Está claro que cuando lo embalsamaron, la herida aún estaba abierta y por ahí entró el líquido. Lo demuestran las manchas que hay en la pared, que después de pacientes análisis, se ha comprobado que fueron producidas por las pinturas, al sellar la tumba cuando todavía estaban frescas.
Se sabe, por las pinturas que representan al faraón niño, que era guerrero y que montaba en carro de combate. Las heridas que presenta la momia podrían haber sido producidas por un carro de combate cuya rueda hubiera pasado por el lado izquierdo del cuerpo de Tutankamón.
Otra observación importante es que la tumba no es de un faraón. Esto hace sospechar que alguien muy próximo a él, tubo interés en que fuera rápidamente enterrado para poder usurpar el poder. Todos los números apuntan al poderoso Ay, primer ministro y mano derecha del faraón, que fue quien le sucedió de inmediato. El que debía haber sido su sucesor por decreto real era Horemheb que se encontraba luchando en Siria.
Ay, que ya era mayor, se casó con la viuda del joven faraón. Su reinado solo duró cuatro años y fue enterrado con todos los honores en una gran tumba real. Todo hace sospechar que esa tumba era la destinada a Tutankamon. Las tumbas están cambiadas. Esta sería la posible explicación del porqué la tumba del faraón niño no es una tumba real.
La piel de la momia de Tutankamón es de color negro. Es muy extraño. Después de analizarla, se ha comprobado que se quemó de forma espontánea. Para la momificación se utilizó aceite de linaza. Bueno, pues resulta que las vendas impregnadas en dicho aceite, si no están secas, que aún permanecen húmedas, se produce una autoignición, que alcanza más de 300 ºC. Esta es la causa por la que la momia presenta un color negruzco. Se chamuscó.

La tumba permaneció intacta porque el Valle de los Reyes está situado en una zona que es propicia a inundarse cuando hay grandes tormentas que arrastran con sus aguaceros cantdidad de piedras y barro, lo que produjo un "sellado" natural de la tumba, permaneciendo oculta bajo una espesa capa de tierra.
La misma naturaleza produjo un perfecto camuflaje.




No hay comentarios:

Publicar un comentario