miércoles, 29 de abril de 2015

GIGANTES, ¿FICCIÓN O REALIDAD?

Desde la más remota antigüedad se ha hablado de estos extraños seres que por su estatura descomunal fuera de lo normal, han pasado a ser personajes de mitos y leyendas.
Pero, ¿existieron realmente?
Uno de los mitos que se ha conservado hasta nuestros días es el de los Titanes.
Los Titanes eran hijos de Gea y Urano. Gea era la diosa de la Tierra y junto a su esposo, Urano, dios de los cielos, tuvieron 12 hijos. Seis varones y seis hembras.
Según la Teogonía de Hesíodo, los doce Titanes siguen a los Cíclopes y a los Hecatónquiros, como hijos menores de Gea y Urano.
Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Japeto, Tea, Rea, Temis, Mnemósine, Febe, Tetis y Cronos, el más pequeño.
Atlas, titán hijo de Japeto



Urano mantenía encerrados a sus hijos en el Tártaro, por miedo a que lo destronasen. Todos menos uno: Cronos. Gea, como represalia, envió a Cronos contra su padre. Castró a su padre con una hoz y liberó a sus hermanos, proclamándose rey y casándose con Rea, su hermana.


Cronos, por miedo a que algún hijo le llegara a derrocar como él hizo con su padre, se comía a sus hijos nada más nacer. Rea, pudo esconder a su sexto y último hijo, Zeus, engañando a Cronos, entregándole un envoltorio con una piedra dentro. Cronos se lo tragó creyendo qu era el bebé recién nacido. Zeus fué entregado a los guerreros Curetes y amantado por la cabra Amaltea.
A Zeus le ayudaron los Gigantes y los Cíclopes, en su guerra contra Cronos.



Los Gigantes de la mitología griega también eran hijos de Gea. Muchos poetas que narraban las leyendas de la mitología, los confundían con los Titanes. Eran considerados seres divinos.
Los Cíclopes eran gigantes con un solo ojo en la frente. Los primeros Gigantes eran hijos de Gea y Urano, y eran artesanos y constructores. Eran tres, Brontes, Estéropes y Arges. Fueron encerrados junto a los Gigantes y los Titanes en el Tártaro  por su padre, Urano, y liberados por Cronos.

Como veis, el tema está documentado desde muy antiguo.
Se menciona a estos seres extraordinarios en numerosos mitos y leyendas de todo el mundo, además de los Griegos, los Mayas, los Hindúes, las leyendas Nórdicas, Germánicas, Indoeuropeas, Aztecas, Toltecas, Incas,.......

También en la Biblia se cita en numerosas ocasiones a los Gigantes. Veamos por ejemplo:

Génesis 6, versículo 1 y 2, podemos leer:
Cuando los hombres se habían multiplicado sobre la Tierra y habían procreado hijas, viendo los hijos de Dios, que las hijas de los hombres eran hermosas, escogieron de entre ellas por mujeres a las que quisieron.

En el Génesis 6:
Por entonces y también en épocas posteriores, cuando los hijos de Dios cohabitaban con las hijas de los hombres y éstas tuvieron hijos, aparecieron en la Tierra los gigantes. Estos son los esforzados varones de los tiempos primeros, los héroes famosos.

Pero ¿existieron de verdad? ¿Que hay de cierto en todo esto?
Yo no creo que todo sea pura invención. Algo debe haber de cierto, quizás se haya exagerado sobre el tamaño de estos seres a través de las leyendas y no lo son tanto, pero desde luego, debieron ser muy diferentes a los humanos en altura.

¿Se han hallado restos de estos gigantes?
En los Estados Unidos hay bastante documentación sobre el hallazgo de restos de gigantes. Muchas tribus todavía hoy relatan historias sobre los gigantes de pelo rojo y de como sus antepasados lucharon contra ellos. También los mayas y los aztecas se encontraron con gigantes cuando sus exploradores se adentraron en territorios más al norte.
Restos de seres gigantes han sido encontrados en el estado de Nueva York, Michigan, Illinois, Tennessee, Arizona, Virgnia y Nevada.
La cueva de Lovelock en Nevada, es uno de esos lugares en los que se encontraron cadáveres de gigantes.

En la época de los conquistadores españoles, tanto los aztecas como los incas contaron que en tiempos remotos tuvieron que luchar contra razas de gigantes.
Jim Vieira es uno de los pioneros interesados por este tema. Visitó varias cámaras y cuevas. Recopiló más de mil artículos de periódicos desde el siglo XIX hasta el siglo XX, en los que se habla de restos hallados de hasta cinco metros de altura. Todo ha sido publicado.
Uno de los más fervientes personajes interesado en este fascinante tema fue el presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln. Siempre creyó que habían existido.
Hay numerosos montículos construidos por doquier en Norteamérica, unos para enterrar a sus difuntos, otros de tipo geométrico y algunos con forma de animales. 


Por Internet circulan muchas fotos falsas trucadas sobre el hallazgo de gigantes, pero eso no quiere decir que no hayan existido. 



















De hecho, el Instituto Smithsoniah admite haber destruido miles de esqueletos de humanos gigantes a principios de 1900. Un fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos le ha obligado liberar los documentos que demuestran que hubo un encubrimiento de evidencia histórica por parte de esta organización, que recibió la orden por parte de la administración de más alto nivel de aquel momento, la cual no admitía que la historia convencional conocida tuviera que ser reescrita. Había que destruir evidencias comprometedoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario