domingo, 27 de abril de 2014

PSICOLOGÍA - EL DESORDEN EN CASA

Muchas personas no le dan importancia a tener su casa desordenada. Pero lo más grave es que tener la casa en el más absoluto caos del desorden es un síntoma de enfermedad, que algunos expertos creen que es como consecuencia de una depresión. ¿Será cierto?



Hay quien lo acumula todo sin más, y lo guarda desordenadamente.
Los que acumulan cosas pensando que no las tiran porque algún día las pueden necesitar, son personas con desórdenes mentales y por lo general sufren de varias condiciones médicas. Cerca de 57 por ciento tiene también depresión.
Pero este no es nuestro caso. Hablaremos solo del desorden en casa sin esa obsesión de conservar todas las cosas, por lo menos a largo plazo.



Lo cierto es que se puede cambiar de actitud y volver a ser ordenado, pero hay que vencer esta, llamémosle, enfermedad, con una serie de actitudes positivas, que al final darán su fruto, como tirar lo que no vale, donar la ropa que no usemos, etc. Pero eso sí, sin volver a caer en el desorden. Cuesta lo mismo tener la casa ordenada que desordenada. Ni más ni menos. Es cuestión de mentalidad, nada más.

El Dr. David Kantra (www.centerforcalmliving.com ) en la revista Getting Organized , explica que existen ciertas dinámicas psicológicas que, posiblemente, son las que alimentan y mantienen vivo el desorden y la desorganización.
En primer lugar, él cree que se debe a un creciente sentido de inseguridad en las personas. Así como los niños se sienten más protegidos y acompañados cuando están rodeados de juguetes y peluches, los adultos intentan evadir los sentimientos de inseguridad e infelicidad al rodearse con más y más posesiones.
Explica cómo las personas compran cosas para suprimir el sentimiento tan incómodo de no tener todo lo que las demás personas parecen tener.

Las personas desordenadas se excusan diciendo que el dedicar tiempo al orden es una pérdida de tiempo. Es una forma muy hipócrita de auto justificarse. Atacan para defenderse. Estas personas no quieren afrontar su problema, calificando a veces de enfermas a las personas ordenadas.
¡Nada más lejos! Un poco de desorden, vale, no tiene importancia, pero un caos en casa significa un problema.
Si tienes un mueble zapatero, ¿porqué dejas los zapatos en cualquier sitio menos en el zapatero? Si tienes un armario ropero ordenado y conservas el orden, nunca tendrás problema para encontrar las cosas que ponerte. ¿Para qué te compraste un armario? Tener la ropa repartida y amontonada por toda la casa es peor, porque se pierde más tiempo en encontrar lo que buscas que si lo hubieras ordenado.
Eso no quiere decir que un pequeño desorden controlado, como por ejemplo, los papeles de la mesa del despacho, sea lo mismo. El tener los papeles "desordenados" aparentemente en un lugar que a diario tenemos en los "morros" no significa que tengamos dificultad para encontrar lo que buscamos. La cosa cambia cuando empiezas a acumular papeles por toda la habitación, entre libros,revistas, y objetos que no tiene nada que ver con el habitáculo, convirtiendo la búsqueda en una aventura imposible.

Justificar el desorden es una forma muy fácil de ocultar algún problema personal. A veces una enfermedad.
"Las personas que tienen ese comportamiento parecen tener déficits neurológicos que les dificulta organizar las cosas", dijo Randy Frost, experto en el tema y profesor de psicología en el Smith College en Massachusetts.
Hay expertos que aseguran que el desorden está relacionado con temores, como por ejemplo a los cambios, o a olvidar algo.

El desorden va asociado a la confusión, a la inestabilidad, a tus metas personales, a lo que realmente deseas de la vida.
El desorden tiene relación con la persona en función del lugar de la casa en donde más se produce.
Por ejemplo: si la acumulación de cosas desordenadas se produce en el garaje, significa temor y falta de habilidad para actualizarse.

Si el desorden se produce en la entrada de la casa, significa miedo a relacionarse con otras personas.
El armario desordenado quiere decir que no se tiene el control ni el manejo de las emociones.

Desorden por los pasillos significa miedo a comunicarse con los demás.
Desorden en la habitación destinada como escritorio significa frustración, miedo y necesidad de controlar las situaciones.
Si el desorden es general, es decir, en toda la casa, enojo, desidia y apatía hacia todos los aspectos de la vida.
¡Ojo con el desorden de la cocina! Significa resentimiento o fragilidad sentimental.

Si hay desorden en el comedor quiere decir que tenemos miedo a no dar pasos firmes y sólidos, sensación de dominio por parte de alguna o algunas personas de la familia.

Fuentes:
http://www.taringa.net/posts/salud-bienestar/17220971/Psicologia-del-Desorden.html
http://articles.sun-sentinel.com/2012-07-18/elsentinel/fl-es-salud0721-hoarding-desorden-20120718_1_su-vida-desorden-su-casa

http://www.paraorganizarte.com/entendiendo-la-psicologia-del-desorden/

3 comentarios:

  1. Un armario con la ropa lanzada dentro .camisas enrolladas sin colgar en perchas.ropa sucia mezclada con la limpia.mal olor en el armario, calcetines mezclados chaquetones tirados por los sillones,zapatos por doquier, fregadero lleno de platos,cubiertos, vasos sucios de un día para otro......puagggggg

    ResponderEliminar
  2. comprendo y como se arregla el problema ? Y entonces como se llama la Enfermedad cuando la persona tiene todos esos síntomas q aparecen ahí todo globalmente ! ?

    ResponderEliminar
  3. Y yo que tendré jaja soy súper ordenada y limpia mi marido me dice paresco robotina.. y somos una pareja estable y feliz..

    ResponderEliminar