miércoles, 29 de septiembre de 2010

2012 EL FIN DEL MUNDO

La humanidad siempre ha tenido fechas catastrofistas en casi todas las civilizaciones importantes conocidas. También es cierto que ha habido muchos visionarios que han querido anticipar la fecha de la catástrofe prevista. Especialmente cuando acaba un siglo y comienza el siguiente.




En cambio, en la cultura de los mayas nos encontrados con algo diferente.
Se trata del famoso calendario cíclico conocido como "Cuenta larga", que era el inicio de la era maya (los mayas tenían varios calendarios para aplicarlos según la necesidad), dividido en 365 días agrupados en 18 meses de 20 días y un sobrante de cinco.

Empieza el 13 de agosto de 3114 a.c., y terminará justo el 21 de diciembre de 2012




Veamos un texto extraído de Wikipedia:

"La rueda calendárica
Ni el tzolkin, ni el haab numeraban los años. La combinación de fechas mediante los dos sistemas era suficiente en la vida práctica ya que una coincidencia de fechas se produce cada 52 años, lo cual rebasaba la expectativa de vida de la época prehispánica. Los mayas fusionaron estos dos sistemas, en un ciclo superior llamado "rueda calendárica". La conformación de esta rueda, que se compone de tres círculos, da por resultado cíclos de 18.980 días (mínimo común múltiplo de 260 y 365), en cada uno de los cuales uno de los 260 días del tzolkin coincide con otro de los 365 días del Haab. El círculo más pequeño está conformado por 13 números; el círculo mediano por los 20 signos de los veinte días mayas del calendario Tzolkin, y el círculo más grande por el calendario haab con sus 365 días (dieciocho meses de veinte días y el mes corto de cinco días). En este conteo, los mayas consideraban que el día de la creación fue el 4 ahau 8 cumkú. Cada cíclo de 18.980 días equivale a 52 vueltas del haab (calendario solar de 365 kines) y a 73 vueltas del tzolkin (calendario sagrado de 260 kines), y al término ambos vuelven al mismo punto. Cada 52 vueltas del haab se celebraba la ceremonia del fuego nuevo, analógicamente era un "siglo maya".Los mayas especificaron en una de sus profecías que el momento exacto del fin del quinto mundo ocurriría cuando la suma de la fecha marcada se intersecte antes de llegar a medio kin y dé como resultado el número base para sus cálculos arquitectónicos y astronómicos".


Este calendario era muy exacto, más que el nuestro.
Solo hay que ver que la rotación de la Tierra alrededor del Sol según los mayas tenía 365,2420 días y que los cálculos más avanzados, actualmente dan como resultado 365, 2422.
¡Alucinante! Los mayas trabajaban matemáticamente a estos niveles y nosotros, en nombre de Dios, matando herejes, en nuestra Edad Media.
Y aunque parezca imposible, llegaron a medir la rotación de nuestro sistema solar en la galaxia: 25.625 años.


Ahora empiezan las elucubraciones, y una de ellas es la del planeta Hercolubus, que se aproxima a la Tierra cada 13000 años, y algunos creen que es el responsable del desastre que causó la muerte de los dinosaurios en nuestro planeta hace millones de años.

Otra de las teorías sería la manifestación de una invasión extraterrestre. Exitste una predicción en una de las profecías de Nostradamus, pero que correspondería a 2010.

Otra versión, más científica, es la inversión de los polos. La Tierra se está desacelerando y se acabará parando e invirtiendo los polos, lo cual originará un cataclismo de proporciones gigantescas e inimaginables. De hecho ya ha ocurrido anteriormente.
Actualmente, la velocidad de rotación es tan débil, y las ondas Schumann elevadas, acercándose rápidamente a su ciclo máximo, que sabemos que estamos a las puertas de una inversión de los polos magnéticos.
Dicha inversión está prevista para 2012.
En ese momento, la Tierra irá menguando su velocidad de rotación (magnetismo 0, ondas de Schumman 13 ciclos) hasta quedar parada tres días, momento en que iniciará la inversión y comenzará a girar en sentido contrario.

El efecto de la desaparición de las ondas Schumann se está estudiando secretamente por el Ministerio de Defensa de
Estados Unidos en Alaska, (Proyecto Haarp), ya que sin su efecto, la vida humana no es posible. Actúan a modo de marcapasos para los mamíferos y puede ser una poderosa arma secreta en este sentido. Así, algunos problemas de ritmo cardíaco en enfermos de corazón durante las tormentas eléctricas pueden ser debidos a este hecho. Respecto de la Tierra, parece que afectaría al clima, entre otras cosas.

En 2012 está previsto que ocurra algo insólito: se alinearán los planetas de nuestro sistema solar y a su vez, éste con el centro de nuestra galaxia. La fecha fatídica, 21 de diciembre de 2012.
Las consecuencias son imprevisibles.
¡Ojalá no se cumplan ninguno de estos presagios!



No hay comentarios:

Publicar un comentario