jueves, 17 de marzo de 2011

THE ROAD (La Carretra)


Año: 2009
Duración: 112 min.
País: USA
Dirigida por: John Hillcoat
Interpretada por: Viggo Mortensen, Kodi Smit-McPhee, Charlize Theron, Robert Duvall, Guy Perace, Molly Parker, Michael Kenneth Williams, Garret Dillahunt.
Música: Nick Cave
Basada en la novela de Norman McCarthy, premio Pullitzer de  Ficción, 2007.

La acción transcurre en una época en la que ha habido con anterioridad un cataclismo inexplicable, visto desde el punto de vista de los personajes. Solo recuerdan un gran resplandor, muchas explosiones, seguidas de terremotos, y todo ardiendo por doquier. La vida se ha extinguido. No queda nada.
Un padre y su hijo, supervivientes del cataclismo, recorren el país a través de una serie de aventuras, para llegar a la costa, porque creen que el mar será el lugar en donde podrán asentarse para sobrevivir, puesto que encontrarán la forma más segura de alimentarse.
Por el camino se encontrarán con algunos supervivientes, organizados en pequeños grupos, que se dedican al canibalismo porque no existe ningún tipo de alimento sobre la faz de la Tierra.
Los niños son los preferidos por los antropófagos.
La supervivencia es cuestión de tiempo y de ingenio, por muy cruel que sean las convicciones.
El padre, dentro de lo que cabe, y debido a su formación cultural (es médico), le inculca a su hijo que el canibalismo no es bueno. Se ha respetar a todo ser humano, y nos tenemos que ayudar los unos a los otros. En un mundo en el que el hambre se antepone a todo tipo de creencia, él sabe que tarde o temprano, tendrá que contradecir algunas de las normas que a su hijo le enseña.

Película realmente triste, gris, sucia, y repugnante. No se ve el sol ni un solo momento en toda la película. Depresiva de "cojones". Barro hasta las cejas. Después de verla, te entran ganas de meterte en la ducha.
Las ropas andrajosas y llenas de mugre, dan asco. Las uñas de los personajes, con más mierda que el palo de un gallinero. Solo hay que ver una escena, en la que el padre baña a su hijo, después de encontrar una casa abandonada. El agua que sale del baño es negra como un cuervo.
Toda la película lloviendo y con barro por todas partes. Vamos, que después de verla, solo tienes ganas de irte a tomar el sol a la playa o a una piscina.
Una cosa que me llamó la atención es cuando consumen alimentos enlatados que se supone, caducaron hace la tira de años. ¡Pues se los comen como si fuera jamón ibérico recién cortado!. ¡Y no les pasa nada!
¡Para que sirven las fechas de caducidad! Bueno, hay que comprender que en una situación así, te comes hasta el cuero de los zapatos.

Demasiado realista. Solo faltan zombies.
Mejor ver una buena comedia. Estas películas le deprimen a uno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada